Mi historia

Mi vida antes era trabajar sentada durante 8 horas en una oficina con luz artificial, desayunar delante del ordenador, comer en menos de 20 minutos, atender el teléfono mientras escribía un email, despertar de madrugada pensando en si había enviado aquel documento…

Durante 15 años había trabajado como diseñadora gráfica, con fechas de entrega exigentes, multitareas, y un ambiente laboral poco motivador.

Hasta que comenzaron a aparecer los síntomas, resfriados constantes, contracturas, dolores de estómago, y un día me dieron el peor diagnóstico.

Es difícil enfrentarse a una crisis de salud, a una baja indeterminada, a la incertidumbre del proceso. De pronto estás en una sala de espera, luego visita tras visita, secuelas impredecibles. Llega otra nueva sensación. La fatiga de superar una enfermedad. Estas situaciones tuvieron repercusión en la calidad de mis relaciones que empeoraron drásticamente.

Sin embargo, esta crisis fue una oportunidad para cambiar y actuar. Para cambiar de estilo de vida y cuidar de mí.

Todo gracias a una amiga que me había hablado de los beneficios del mindfulness sobre la salud y la gestión del estrés.

Después de superar el primer bache, creí que podría volver a recuperar mi vida con normalidad, con la reincorporación laboral. Sin embargo, mi expectativa fue truncada cuando la empresa decidió prescindir de mis servicios. 

Caí en la desesperanza, en la angustia y la ansiedad durante meses. Todo cambió cuando decidí que fuera la oportunidad para salir adelante haciendo lo que me apasiona. Me tocó reinventarme por completo, dejando los miedos atrás y emprender un nuevo camino. 

Esta vez sí, haciendo lo que realmente me apasiona; ayudar a otras personas.

Me formé en cómo gestionar el estrés para que éste no volviera a gestionar mi vida. Estudié Arteterapia, Psicología Positiva y Mindfulness.

La magia de transformar el estrés en positivo

Tras probar diversos métodos, descubrí el lado positivo del estrés, lo que ha cambiado por completo mi percepción y mi relación con él.

Gracias a todo esto hoy en día soy emprendedora. Puedo dedicarme a lo que más me gusta, a mi verdadera vocación, ayudar a otras personas que han pasado por lo mismo que yo con el estrés.

Emprender es difícil, se necesita grandes dosis de motivación y optimismo, superar muchos miedos y no rendirse. Gracias a haber aprendido a transformar el estrés, he mejorado mi productividad, mi motivación y, sobretodo, mis relaciones.

Soy más creativa, más eficaz y menos negativa. Mi calidad de vida es mejor, mi felicidad ya no depende de las circunstancias. Ha mejorado mi salud, sin insomnio, sin resfriados, sin dolores de cabeza o dolores musculares.

APRENDER A VIVIR EN CALMA Y EQUILIBRIO ES POSIBLE

Ahora estoy más comprometida, más segura y decidida en alcanzar mis logros a corto y largo plazo

Mi metodología es el resultado de una exhaustiva recopilación de los ejercicios y recursos que me han funcionado durante mi trayectoria profesional.

Creo que todos poseemos el secreto de una vida feliz. La vida actual es exigente y acelerada por eso encontrar el equilibrio es necesario para una vida sana. El desafío está en aprender a vivir en calma para ser felices con nuestra propia experiencia.

Ahora ayudo a profesionales y empresas conscientes que quieren encontrar equilibrio y salud emocional en el plano personal-laboral para ser más productivos, creativos, completos y felices. Aprendiendo a gestionar el estrés mediante mi método «transforma tu estrés en positivo».

Ese es mi trabajo y estoy deseando ayudarte.

¿Sientes que el estrés no te permite ser todo lo productivo que tú eres?

Descarga gratis la guía para aprender paso a paso a canalizar el agobio laboral, liberarte de esa sensación de bloqueo y trabajar de una forma más inteligente y productiva.

SÍ, QUIERO LA GUÍA
transformaelestres